Inicio >> NOTICIAS >> UN SUCREÑO ES "LA BIBLIA DEL VALLENATO"

UN SUCREÑO ES "LA BIBLIA DEL VALLENATO"

En su casa en Medellín, Wilfredo Rosales, tiene 1.100 cds originales, 250 personalizados y 300 discos.

Tomado de: El Heraldo
Escrito por Ankar Brito Lozada

Desde hace doce años Wilfredo Rosales Ortega, el vigilante de un edificio en Medellín, se dedica en su tiempo libre a estudiar la música vallenata, principalmente a guardar en su computador cerebral, su ‘disco duro’, lo que se relaciona con intérpretes, autorías, álbumes completos, fechas, sellos discográficos y demás antecedentes de este ritmo.

Es por eso que en Sincé, Sucre, de donde es oriundo, lo han apodado ‘La biblia del vallenato’.

“Dios me dio un don muy grande y es el de la memoria. Mi pasatiempo principal es estar pendiente de las producciones de los artistas, y en los últimos doce años he estado metido de lleno en esto, y quiero que la gente conozca como yo, detalles de la música vallenata”.

EL HERALDO quiso poner a prueba sus conocimientos y durante la entrevista respondió varias preguntas a quemarropa por parte de periodistas como Ernesto McCausland y Rafael Sarmiento, expertos en música.

Una de ellas fue: “¿quién fue el compositor de ‘La gota fría’? a lo que Rosales responde inmediatamente “Emiliano Zuleta Baquero, en el año de 1938, un 29 de junio, en Urumita. De esa canción existen 25 versiones, y ninguna se parece a la otra”.

Otro interrogante que contestó fue: ¿y cuál es el autor de ‘el último embaucador, y quién la grabó?’, “¡ah!, ese fue Santander Durán Escalona, y la grabó Daniel Celedón en el 1984, en un producto titulado ‘Con más fuerza’, es la canción número uno del lado B”, aseguró Rosales Ortega.

Con la misma rapidez, y casi sin pensar, como si fuera una máquina repetidora contestó varios interrogantes más, todo con el fin de corroborar porqué le dicen ‘La biblia del vallenato’.

Este gomoso de la música dice que cuando escucha una caja, una acordeón, o alguien hablar de vallenato, no quiere parar de hablar, porque el vallenato es su vida.

Por eso se ha tomado el trabajo de no solo coleccionar los cds de sus artistas favoritos, sino de conocerlos, y preguntarles directamente informaciones personales, que nadie más podría tener.

Pero son tantos los datos que tiene Wilfredo en su memoria, que su pasión se ha convertido en una incontinencia histórica vallenata, que debería perdurar a través de las páginas de un libro.

La situación es que como Rosales Ortega es ajeno a la tecnología, y sabe muy poco de computadores no hay manera de que saque toda la información que almacena su disco duro. Ya le han ofrecido documentar todos sus conocimientos, pero sin darle nada a cambio, por lo que lo ha rechazado.

Sería una lastima que toda esa bibliografía musical que preserva este sucreño, no quede como libro de consulta, tal y como ha sucedido con textos como ‘El abc del vallenato’, de Julio Oñate Martínez; ‘Historia del bolero en Colombia’, de Alfonso de la Espriella; ‘Música, raza y nación’ del inglés Peter Wade, ‘Salsa’, de César Rondón o del libro ‘Cantadoras de bullerengue’ de Adlai Stevenson.

“Los dioses del vallenato”

Para Wilfredo Rosales Ortega, Poncho Zuleta es el mejor intérprete del vallenato, y puntualiza que hasta ahora no ha nacido su sucesor. En cuanto a los acordeonistas destaca a Alfredo Gutiérrez, porque toca ‘la cañaguatera’ idéntica como la tocó hace 40 años. El álbum ‘Dos dinastías’, de Poncho Zuleta con Beto Villa, es para este gomoso la mejor producción vallenata, y la segunda mejor sería el disco de Beto Villa con Iván Villazón, ‘La compañia’, que tiene temas como ‘Momposina’ y ‘el niño bonito’ que salió al mercado un 15 de octubre, de 1991.

Comprueba también

Cartagena, la ciudad que vio nacer a ‘El rey de la nueva ola’

Aunque al principio, la idea de vivir en Cartagena a Kaleth no le gustó mucho, …