NOTICIAS DESTACADAS

EL BUEN CORAZON DE JUANCHO DE LA ESPRIELLA

 

Juancho prendió la fiesta silvestrista con César

El acordeonista Juancho de la Espriella sorprendió a César Tinedo. Lo dejó sin habla por un par de minutos. El niño, liberado el lunes tras 21 días de cautiverio, no podía creer que el artista, su ídolo en la música, estuviera en su casa de Los Olivos. PANORAMA propició el feliz encuentro. Un equipo llevó, ayer, a Juancho, quien tomó el acordeón de César y le dedicó las melodías de canciones famosas en la voz de Silvestre Dangond. Al ritmo de “Me gusta, me gusta” y “Calidad de vida” la parranda transcurrió por más de una hora.

 

Bien temprano se levantó el pequeño César Miguel Tinedo, ayer, luego disfrutar nuevamente de la comodidad de su cuarto, tras 21 días en cautiverio. El motivo: tenía que cortarse el cabello, bañarse y vestirse pues, a las 10:00 am, supuestamente el director del colegio San Vicente de Paúl iría a visitarlo.

El niño se alistó rápidamente y se sentó, enérgico y alegre, a ver televisión en la sala de su residencia, en compañía de su papá Julio Tinedo, sus tías, sus abuelos y su prima, a esperar que la visita llegara.

A las 11:05 am sonó el timbre de su casa. “¡César ven acá, te buscan!”, gritó su papá a lo lejos.

César salió hasta el garaje de su vivienda y al mirar hacia el portón detuvo sus pasos, su rostro se tornó pálido y sus palabras se entrecortaron: Su ídolo, el acordeonista Juancho de la Espriella y “llave” musical del cantante de vallenatos Silvestre Dangond, fue la sorpresiva visita que llegó a su hogar.

PANORAMA, en exclusiva, contactó a Juancho de la Espriella y lo llevó hasta la casa del niño César, para que disfrutara más de una hora del ritmo del vallenato.

Las notas del acordeón sonaron con ritmos de felicidad, tras un emotivo abrazo y un cordial saludo entre ambos, cuando Juancho de la Espriella, a quien tanto admira César, le dedicara las melodías de los temas preferidos de Silvestre Dangond.

César fue el primero en tocar el acordeón y al ritmo de “La indiferencia” le demostró a Juancho lo que había aprendido durante un mes de clases intensas con el instrumento.

El músico escuchó atento por unos minutos y luego tomó las manos del niño para enseñarle a perfeccionar los acordes de las melodías de “Se acabaron”, “Calidad de vida” y “Me gusta, me gusta”, que sirvieron para apaciguar, en ese momento, la amargura de lo vivido.

El silencio inocente de César, su cara asombrada y sus manos temblorosas prevaleció durante el encuentro, en el que observaba y escuchaba con alegría y sumo detenimiento las clases particulares de Juancho.

“En la montaña, cuando me agarraron y me tenían escondido, yo escuché a Silvestre Dangond, sus canciones se escuchaban al fondo”, confesó César, al oír la interpretación que hacía el acordeonista del tema “Cuidao con Judas”.

Con la sonrisa que denotaba satisfacción, Juancho disfrutó el poder ser cómplice de la alegría y seguridad que necesitaba el niño, quien ya más tranquilo aseguraba que no sentía miedo de regresar al colegio, lugar en el que fue apartado de su familia durante dos semanas.

“Quiero agradecer a mis amiguitos por las oraciones que hicieron por mí y quiero que sepan que no tengan miedo de ir al colegio.

Cuando los vea le voy a decir que para mi casa fue Juancho y seguro no me lo van a creer, pero les mostraré el autógrafo y las fotos”, dijo César.

Por su parte, de la Espriella no dejó de sonreír y sentirse orgulloso al ver que alguien “tan pequeño” tuviera la destreza y la iniciativa para tocar el acordeón.

“Cuando nos enteramos, por PANORAMA, del secuestro nos sentimos muy angustiados. Eso nos marca, porque los colombianos sufrimos ese flagelo en carne propia. Por su liberación Silvestre y yo dimos muchas gracias a Dios”, acotó.

Las lágrimas, esta vez de alegría, de sus familiares acompañaron la “parranda” en la que no cesaron palabras de agradecimiento, emotividad y satisfacción de saber que con su mirada César dejaba la memoria de su pasado en cautiverio en blanco.

Con la presencia de Juancho, César labró el camino hacia una nueva vida, acompañado de sus familiares, en la que los miedos quedaron atrapados en las montañas que observó durante los días que estuvo privado de su libertad.

“Tienes que estar muy agradecido con Dios, Él fue quien intervino para que estuvieras de regreso en tu casa. Eres un niño muy bacano e inteligente”, le dijo Juancho al pequeño silvestrista, antes de despedirse

Escrito por: Neiro Palmar / Gabriela Trujillo
PANORAMA – VENEZUELA

Comprueba también

Críticas a Silvestre por burlarse de Luisa Fernanda W y Pipe Bueno

El “chiste” del artista vallenato no cayó muy bien en redes sociales.

No hay comentarios

  1. ALGIEN DICE ,NO ENTIENDO POR QUE COLOCAN UNA FOTO DE CHAVEZ,ALGUIEN DICE

  2. ALGIEN DICE ,NO ENTIENDO POR QUE COLOCAN UNA FOTO DE CHAVEZ,ALGUIEN DICE

  3. juancho tienes un corazon tan lindo que solo DIOS te va a recompenzar tanto amor que le das atus seguidores te felicito por esta obra tan hermosa
    te quiero mucho
    rocy

  4. juancho tienes un corazon tan lindo que solo DIOS te va a recompenzar tanto amor que le das atus seguidores te felicito por esta obra tan hermosa
    te quiero mucho
    rocy