NOTICIAS DESTACADAS

David Sánchez Juliao y la música vallenata

En 1990 David Sánchez Juliao hizo un gran aporte a la música vallenata con la grabación de una entrevista al primer Rey Vallenato, Alejandro Durán Díaz, que salió en dos discos bajo el sello Sonolux. Alejo contó detalles de su vida y cantó varias de sus canciones memorables como: ‘Altos del Rosario’, ‘Juepa je’, ‘039’, ‘La ola del vallenato’, ‘El pedazo de acordeón’ y ‘Alicia adorada’, esta última de Juancho Polo Valencia.

El amor del escritor y periodista por la música vallenata lo dejó traslucir a través de muchos escritos. También le mereció una crónica escrita por Consuelo Araujonoguera en El Espectador (Julio 16 de 1978) y que titulo: “La literatura también entra por el oído’.

David Sánchez Juliao ofició en dos ocasiones como jurado del Festival de la Leyenda Vallenata. En 1976 fue jurado de acordeón aficionado e infantil, cuando se coronaron como reyes Alvaro López Carrillo y Fernando Dangond Castro, respectivamente.

En 1986 de acordeón profesional, alzándose con la corona Alfredo Gutiérrez y estuvo acompañado en la mesa de jurados por Orangel ‘El Pangue’ Maestre, Israel Romero, ‘El Andrés ‘El Turco’ Gil y Oscar Alarcón.

Presentación

David Sánchez Juliao, escribió la presentación del trabajo musical, en ese momento único en su género, y tuvo la más grande aceptación.

“Hace varios años cuando me dedicaba a la grabación de un cuento en los estudios de Sonolux en Medellín, el director artístico de la empresa, Julio Segundo Villa, me contó que el gran Alejandro Durán, se encontraba en la ciudad con el mismo propósito. Aquel hecho de que coincidieran una vez más en Medellín la canción popular y la literatura, fue asumido por mí como una trampa del destino. Nos había empujado a Alejo y a mí hacía el mismo lugar: él a cantar y yo a narrar. Curiosamente, lo mencionaba a él entre lo que yo iba a grabar; y él iba a cantar de nuevo quizá por última vez, al vehículo de placas 039, el que según me contó después, era un carro de Lorica… Un taxi de plaza, que conducía un paisano mío a quien llamaban ‘El cachaco’.

Pero ya duchos en el oficio, él en el de cantar y yo en el de contar, confluimos en un tinto en el ámbito musical de la Oficina de Dirección. Y allí, en vista de que a ambos nos había sobrado tiempo del programado para la grabación, se me ocurrió la idea de proponerle algo con una pregunta, a la manera costeña: “Maestro- le dije -: ¿Por qué no nos sentamos frente a dos micrófonos en el estudio principal y nos conversamos cuatro vasos de agua? “Aquel negro hermoso y monumental que era Alejo, abandonó la silla, se acomodó el sombrero de vueltas sobre la cabeza inquieta, y respondió con una anécdota como solía hacer con frecuencia: “Mira, Davo – me dijo -: una vez un cachaco se encontró con un costeño y le dijo, ala, cuándo te dejas ver para tomarnos unos tragos; y el costeño le repuntó ¡Eche, y no me estás viendo? ¡Vamos!. Supe lo que quería significar.

Nos sentamos a grabar en el estudio enorme, él y yo, ante dos micrófonos, como dos astronautas frente a la inmensidad espacial. Alejo era el astro rey, la más grande estrella luminosa. Horacio López, el ingeniero de sonido, echó a correr las cintas desde la consola, y el maestro Alejandro Durán y yo empezamos a conversar. De pronto, a mitad de la tertulia, abrió la caja de su acordeón, sacó de ella el instrumento y calmó con bajos y agudos mi curiosidad por su toque legendario. Después cantó solo, a capela, como si el universo silente del amplio estudio fuera el marco musical de su voz hoy extinguida y viva al mismo tiempo.

Este álbum es el resultado de esa larga conversación frente a los micrófonos, el producto final del llano, simple, sencillo homenaje que una pluma costeña quiso rendir en vida al más grande exponente de nuestra juglaría.

Ernesto McCausland Sojo, quien con las cámaras de ‘Mundo costeño’, el programa estelar de Telecaribe, me acompañó en la edición final para el álbum después de muerto Alejo Durán, me preguntó una de esas frases que usan los periodistas incisivos: ¿ Y por qué el álbum, después de muerto el maestro? Y le respondí con dos cosas; con la palabra, cuando le dije, “Porque Alejo no ha muerto”, y con el diseño de la carátula, en donde aparece manuscrita la frase que Alejandro Durán pronunció a la salida del estudio: “Davo, guarda esta grabación hasta después de mi muerte… si acaso algún día muero “Ese día miré a Alejo a sus ojos sabios, velados como dos almejas diminutas, y me atreví a decirle con una sonrisa: “Si me pide que publique el trabajo hasta después de su muerte, la cinta habrá de permanecer guardada una eternidad; pero le prometo que la publicaré cuando haga el tránsito a la Gloria”. Sonrió también, y me puso la mano en el hombro, “Gloria – dijo -, no conozco esa muchacha, y nunca le haré una canción”. El maestro siempre anduvo con ella, pero era tan modesto y tan prudente que jamás lo sospechó.

Fuente

Comprueba también

Javier Matta dice que no volverá a presentarse en el Festival Vallenato

Tras ocupar nuevamente el segundo puesto, el acordeonero dice que no se volverá a presentar …

Un comentario

  1. Hoy le doy gracias a Dios por darme ese padre que hoy es inmortal por sus canciones que no estuvo a nuestro lado por sus compromisos pero cuando lo hacia nos recompesaba el tiempo perdido. Le sigo dando las gracias a Dios por que coloco en el camino de mi padre a personas que lo valoraron como persona y como artista hoy pido a Dios por David Sanchez que lo tenga a su lado por que supo escuchar a mi padre porque dijo algo cierto Alejo Duran no ha muerto el sigue en el corazón de cada uno de nosotros en especial de sus hijos y de todas las mujeres que lo acompañaron y que lo inspiraron para darnos alegría en nuestras parrandas gracias David por colocar a mi padre en ese pedestal ..Q.P.D