NOTICIAS DESTACADAS

Para donde va el clúster vallenato

Gracias a las tecnologías de la información podemos mantenernos al día, por no decir al minuto, con lo que ocurre casi instantáneamente en el mundo. Por eso durante más de seis años ininterrumpidos he podido sostener esta columna, sin necesidad de vivir en Valledupar, pero estoy seguro de que escuchando a diario emisoras del Valle y leyendo permanentemente los medios de comunicación con ediciones virtuales, puedo tal vez mantenerme mejor informado que muchos que físicamente se encuentran en ese lugar.

Por ejemplo, estoy al tanto de lo que ha ocurrido con la creación y los avances de una nueva organización cultural o más bien una especie de federación de organizaciones culturales del Cesar y Valledupar denominada Clúster de la Cultura y Música Vallenata.

Lo primero que se preguntará el lector que es eso de clúster, porque la verdad esta es una palabra muy reciente que ni siquiera aparece en el diccionario de la Real Academia Española, por eso debemos iniciar definiendo de manera sencilla que un clúster no es otra cosa que una agremiación de empresas u organizaciones que se asocian para un propósito común; este término fue acuñado en la década de los 90 por Michael Porter, y el mismo lo definió como “concentraciones de empresas e instituciones interconectadas en un campo particular para la competencia.”

También se le puede definir como la unión de sinergias de empresas cercanas territorialmente para lograr articular estrategias.

Ahora, que ya tenemos claro que eso de clúster, analicemos cuáles serían las razones que pueden tener un grupo de personas naturales y jurídicas o fundaciones y corporaciones sin ánimo de lucro defensoras y promotoras del arte y la cultura del Valle del Cacique Upar para crear la corporación Clúster de la Cultura y la Música Vallenata, lo cual ya es un hecho.

Esta asociación gremial de segundo nivel cuyo objetivo social es la integración de todos los sectores involucrados en la cadena productiva de la cultura y la música vallenata para el fortalecimiento y la defensa de las industrias culturales fue constituida por catorce organizaciones que se agrupan en dos categorías: La primera denominada Actores Fundadores integrada por las siguientes seis organizaciones Fundación Cantautores Vallenatos, Corporación Cinemateca Valledupar, Fundación Niños Acordeoneros y Cantores del Vallenato, Fundación Teatro-Estudio de Actores, Corporación Danzas Folclóricas Chingalé y la Fundación Amarte; la segunda categoría son los Gestores Fundadores integrada por La Universidad Popular del Cesar, Fundación Reyes y Juglares Vallenatos, Fundación Obra Abierta, Fundación Amigos del Viejo Valle de Upar, Fundación Rafael Calixto Escalona Martínez, Fundación Boniba, Fundación Francisco el Hombre y Fundación Caribe.

En los estatutos del Clúster se contemplan dos categorías más de asociados que se denominan Corporados Activos y Corporados de Apoyo, los cuales, como sus nombres lo indican, tienen condiciones de adherentes y consiguientemente precarias o de menor importancia a las anteriores, es decir, que las organizaciones que de aquí en adelante quieran integrar el clúster deben conformarse en esa película con los papeles de extras.

Así las cosas uno de manera desprevenida lo primero que se pregunta es: ¿están todos los que son y deberían estar? ¿Son esas las organizaciones defensoras del arte y la cultura vallenata que mayores aportes le han hecho? ¿Existen otras fundaciones y corporaciones que deberían integrar el clúster? A mí particularmente me llamó la atención no ver en ese equipo a la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata; será que no ha hecho históricamente suficientes méritos para pertenecer a ese equipo; será que existió algún tipo de discriminación o veto a algunas organizaciones; en fin, ¿cuáles fueron los criterios tenidos en cuenta para invitar a hacer parte del clúster a determinadas organizaciones y a otras no?.

No quiero pensar que se ha conformado un clúster de organizaciones sociales sin ánimo de lucro para competirle o para contrarrestar las ejecutorias de una o varias organizaciones que se ocupan del mismo tema.

Escrito por: Jorge Naín Ruiz
Fuente: El Pilón

Comprueba también

“Me dio pena”: Juancho de la Espriella habla sobre la polémica que desató al decir que consumía drogas con Silvestre

El acordeonero se refiere de nuevo al capítulo oscuro con Silvestre Dangond.