NOTICIAS DESTACADAS

El pescao tiene lleno de vitalidad a Enrique Díaz

La vitalidad que posee el maestro Enrique Díaz Tovar se debe, dice él, a los cientos de pescados que ingirió cuando chico en su natal María La Baja (Bolívar) y que eran extraídos de la ciénaga del mismo nombre.

“Allá la carne poco se veía. Lo que comíamos era puro pesca’o”, exclamó el juglar vallenato a este medio en una visita realizada en la clínica Zayma de Montería, donde se recupera de manera satisfactoria de una parálisis facial.

Masticando chicle, tal como lo recomendaron los galenos, Díaz Tovar, de 67 años, ya tiene mejor semblante.

“El día que lo trajimos (lunes) se veía un poco descompuesto”, afirmó Rigoberto Restán, coordinador de la Sociedad de Autores y Compositores Sayco, capítulo Córdoba,  quien ha estado pendiente a la evolución del maestro, compositor de temas insignes como El Rico Cují, El Chupaflor, y La Monterrubiana, entre otras.

En medio de la charla con esta casa periodística el juglar vallenato recibió llamadas a su celular, hablando de manera pausada con sus interlocutores.

Los médicos que lo atienden manifestaron que debe hablar para así ir recuperando la motricidad de los músculos que fueron afectados por la parálisis.

Con ángel guardián.  Su esposa Elvira Peña no se le ha despegado desde el día en que fue internado. Ella es quien ha estado al tanto de todos los requerimientos del juglar, quien ya ha manifestado en más de una ocasión que se quiere ir para su casa, ubicada en el barrio Bolívar, del municipio de Planeta Rica. El maestro aseveró que “quiero coger mi mochila e irme ya”.

Los médicos manifestaron que  lo más probable es que le den de alta hoy, a las 10 a.m., y que deberá llevar una dieta.

Álvaro Vargas Mejía
El Heraldo

Comprueba también

Ana del Castillo se borra tatuaje que se hizo con su exnovio y da pistas de quién sería su nuevo amor

Ana del Castillo borró de su piel los recuerdos de su expareja, el médico Steven …