Inicio >> NOTICIAS >> La verdadera historia de ‘La brasilera’ y ‘La bogotana’

La verdadera historia de ‘La brasilera’ y ‘La bogotana’

Leyendo el interesante libro: “Bajo el cielo e’ Valledupar”, del abogado y compositor Julio Oñate Martínez, impreso en marzo de 2011, donde se hace la reseña histórica de algunas de las canciones más famosas de nuestro folclor vallenato empezando por la magistral obra “La brasilera”; paseo de la autoría del desaparecido Rafael Calixto Escalona Martínez que narra la historia de una brasilera que pisó suelo vallenato cautivando el corazón del maestro que, inspirado por su belleza, le compuso este canto. Pues bien, Oñate Martínez aclara, luego de hacer las investigaciones de rigor, que la tal brasilera era en verdad una agraciada bumanguesa de nombre Isabella Rivera. La historia data del año 1957 e inicia con la llegada de la santandereana al aeropuerto de Valledupar, procedente de su natal Bucaramanga, allí se conoció con el compositor Rafael Escalona por intermedio de su amigo Alfonso Murgas, naciendo ipso facto, el tan publicitado idilio amoroso. No obstante, no es ésta la única versión que hay acerca del origen de este éxito vallenato, pues el propio Escalona manifestó en alguna ocasión: “De mis canciones, esta es la más calumniada”.

‘La brasilera’

Pero la historia no termina aquí, pues otro de nuestros grandes compositores como lo es Wilson “Wicho” Sánchez en una ocasión que estuvo en Bogotá se enamoró perdidamente de una hermosa cachaca del barrio Santa Fe, y cortejándola de mil maneras diferentes solo consiguió una cita para degustar un delicioso masato y algunas frituras que se vendían como pan caliente en la tienda del sector. Estando allí con ella, el compositor le prometió dedicarle una canción con la que cautivaría el corazón de Rosaura, nombre de pila de su musa inspiradora. Cuando hubo terminado el paseo “La bogotana”, Wicho se lo cantó con la certeza de que sería la estocada final a la faena amorosa, y ¡Oh sorpresa! La encantadora joven le enrostra que no era bogotana sino Pereirana, poniendo en tela de juicio que la canción fuera para ella dando al traste con las ilusiones amorosas de nuestro galán. La canción fue grabada con gran éxito por el samario Carlos Vives, en el álbum titulado: Clásicos de la Provincia II.

‘La bogotana’

Dos vivencias muy ilustrativas de nuestro Macondo, que el escritor y columnista Julio C. Oñate nos recrea, y que demuestran a las claras, que muchas veces las cosas no son lo que parecen. Termino citando, por oportuno, el viejo y conocido refrán: “Nadie sabe para quién trabaja”.

Darío Arregocés
Columnista en El Pilón

Comprueba también

A Urgencias nuevamente Ana del Castillo

Ana del Castillo sufrió problemas respiratorios tras finalizar su concierto en Fundación (Magdalena) esta madrugada