NOTICIAS DESTACADAS

Desencanto por la novela de Diomedes (Columna de opinión de Celso Guerra)

Mucho desencanto ha causado entre los seguidores el seriado de Diomedes Díaz, por el tratamiento crudo y descarnado que viene mostrando el canal sobre la vida disipada del más carismático cantante, que ha dado la música vallenata.

No entendemos el afán de los paramunos en mostrar la parte negativa del cantautor, cuando su grandeza se debe al aporte que le hizo al arte con sus canciones y canto, que fueron y serán el alimento del alma y el corazón de cientos de miles de personas que lo siguen dentro y fuera del país.

Alguien irónicamente enfatizo: “parece ser que los libretos de la novela hubiesen sido escritos por la familia Niño”, a Diomedes nos los están mostrando como el antihéroe, el villano de la película, el detestable, como una persona sin principios e inmoral, al que hay que vencer y dejar de ver por ser un mal ejemplo para los niños y el resto de la sociedad.

A los más sobresalientes hombres de la historia, en todas las facetas, en todo el mundo, les han resaltado sus actos y virtudes heroicas, sus falencias y debilidades siempre han sido ocultadas.

Muy pocos se acuerdan del tráfico y afición a la marihuana del cantante puertorriqueño Ismael Rivera, lo cual lo llevó a prisión, hoy es recordado como ‘El sonero mayor’, entre el pueblo que lo sigue admirando y el gobierno de esa isla que lo ha exaltado; lo mismo que la estrella de ese mismo origen Héctor Lavoe, quien en la película personificada por Marc Anthony, ‘El cantantes de los cantantes’, los excesos del ‘Rey de la puntualidad’, como también fue conocido, fue tratado muy someramente.

Y ni qué hablar de los charros mejicanos José Alfredo Jiménez, Agustín Lara y Javier Solís, para mencionar solo tres, que devastaron sus hígados a punta de tequila, hasta morir de cirrosis, hoy son paradigmas del país azteca por sus cantos y canciones.

Ni decir del barniz que le aplican los gringos a la mayoría de sus artistas caídos en garras de la drogadicción en su diferentes formas, los más conocidos, Elvis Presley, Michael Jackson y al pasado mafioso, según Mario Puzo y su libro ‘El Padrino’, del más alto representante de la elite yanqui, Frank Sinatra, bautizado por ellos artísticamente con el símbolo del canto, ‘La Voz’.

En la comarca han dejado de ver la telenovela de El Cacique de la Junta, al observar que hay demasiada insistencia y perseverancia maquiavélica por parte del canal por desdibujar la imagen del cantautor, mostrandosobredimensionado el lado oscuro de Diomedes, por mujeriego, alcohólico y drogadicto; es como si fuera el gancho que más seduce a los libretistas de la televisión colombiana, mostrar y cautivar a la teleaudiencia con las bajas pasiones, parece que estas son el lubricante que mejor hace funcionar el sonido cadencioso que más encanta a sus oídos, el de la registradora, sin importar sus secuelas; un país lleno de llagas y enfermo terminal por estos efectos.

Celso Guerra
Columna de opinión pubicada en El Pilón

Comprueba también

‘La Gente del Cacique’ le hace homenaje a Martín Elías con nueva versión de ‘Punto final’

El trabajo musical se proyecta como éxito de la temporada.