NOTICIAS DESTACADAS

La historia no contada y el secreto de ‘El cóndor herido’

«Compadre esa situación está como para sacar una canción, póngase las pilas», le dijo hace más de 25 años el hoy fallecido acordeonero Juan Humberto Rois Zúñiga («¡Juanchoooo!») a Diomedes Díaz Maestre mientras ambos dialogaban en la casa que éste último habitaba para la época en el barrio Los Cortijos, al norte de la ciudad colombiana de Valledupar y que compartía con la que fuera su esposa de matrimonio, Patricia Acosta.

De un lado, Rois Zúñiga le narraba la curiosa historia de la caída de un cóndor herido en inmediaciones del corregimiento de La Junta, jurisdicción de San Juan del César, departamento de La Guajira. Hecho singularísimo que había causado revuelo en esa población y lugares circunvecinos pues no era común ver tan imponente y majestuoso animal.

juancho rois y el condor herido

Del otro lado, Díaz Maestre le contaba las vicisitudes personales que vivía con Patricia, la mamá de cuatro de sus hijos: Rafael Santos, Diomedes de Jesús, Luis Ángel y Martín Elías. Diferencias de pareja que se sustentaban en lo que El Cacique de La Junta defendió afirmando -compuesta la canción- que «cuando los dos nos conocimos sabía que era parrandero», condición que alejaba la paz de su hogar al saberlo querido y querendón de las mujeres.

Situación que enfrentaba al matrimonio y que no pocas veces fue la comidilla de los vecinos.

Fue así como de tales anécdotas, del pedido de Roís y de la vena poética de Díaz decantó uno de los más famosos clásicos de la música vallenata jamás compuesto y que dio como resultado la famosa melodía ‘El cóndor herido’, éxito arrollador lanzado al mercado en 1989 por la casa disquera Discos CBS -hoy Sony Music Entertaiment- el que dio, a su vez, el título del larga duración.

Prensaron con ese éxito otras canciones como «Dime que pasará», de Efrén Calderón; «Corazón Alegre» y «María Esther», de Calixto Ochoa; «No era el nido», de José Alfonso Maestre; «Aquí están mis canciones», de Hernán Urbina Joiro; «El besito» y «Mi compadre», del propio Diomedes Díaz; «Amigos míos», de Gustavo Gutiérrez; «La vecina» , de Máximo Movil, y «Usted», de Marciano Martínez.

El cóndor herido

«Si yo pudiera alzar el vuelo
alzar el vuelo como hace el cóndor que vuela alto muy alto
me fuera lejos, pero bien lejos
adonde nadie nunca supiera del papá de Rafael Santos

Porque una pena tras otra pena están acabando conmigo
y yo por ser un hombre tan fuerte he podido resistir

Ay y no me quiero morir
porque me duelen mis hijos (bis)

Mejor me voy, mejor me voy
como hace el cóndor herido (bis)

Para que plata, si no es por eso
porque trabajo y en cualquier parte yo me la puedo ganar
es lo que siento aquí en el pecho
que con dinero jamás y nunca se puede solucionar

Yo me refiero es a la señora que fue conmigo al altar
que yo la adoro y la quiero tanto y es la mamá de mis hijos

Pero me da mucho pesar
que me esta quitando el cariño (bis)

Mejor me voy, mejor me voy
como hace el cóndor herido (bis)

Tiene razón ella, tiene razón
en ciertas cosas
porque deberás yo reconozco de que si soy mujeriego
pero ella sabe y a mi me consta
que cuando los dos nos conocimos sabia que era parrandero

Entonces ahora después de viejo vive peleando conmigo
si llego tarde o llegue temprano es la misma cantaleta
ay voy a arregla la maleta y voy a coger mi camino

Adiós, adiós, adios, adios
ya se va el cóndor herido (bis)»

DiomedesDiaz.co

Comprueba también

Julián Rojas se va para Cuba a tratamiento de desintoxicación

Tras recibir los consejos de amigos y colegas de la música, el rey vallenato estaría …