Inicio >> Diomedes Diaz >> La historia del BMW que le regaló Samuel Alarcón a Diomedes Díaz

La historia del BMW que le regaló Samuel Alarcón a Diomedes Díaz

Joaco Guillen, exmanager del Cacique, relata la historia del BMW que le regaló Samuel Alarcón a Diomedes Díaz.

Samuel Alarcón fue muy amigo de Diomedes Díaz y una vez en una de esas parrandas que se hacían con él, se le dio a Samuel por ponerle una serenata a una novia y le dijo al Cacique que se la fuera a tocar con caja, guacharaca, y acordeón. (Lee también: Quién era el Rey de la Guajira? Perfil de Samuel Alarcón, amigo de Diomedes)

El Cocha Molina, el acordeonero de Diomedes en esa época, fue junto con Diomedes y el grupo a dar la serenata, pero la sorpresa fue grande cuando se dieron cuenta que la muchacha vivía en quinto piso de un edificio al Cacique le tocó esforzarse y cantarle desde abajo. Samuel quedó tan contento con Diomedes que le regaló un auto BMW, eso fue tipo una de la madrugada. Samuel llamó al celador del patio donde tenía sus carros y le dio la orden que le entregará el BMW a Diomedes y Samuel se fue a dormir borracho.

samuel alarcon y el cacique diomedes diaz
Samuel Alarcón y Diomedes Díaz en una parranda

Diomedes y Joaco Guillén salieron a buscar el carro y cuando llegaron al patio encontraron que había un camión 600 atravesado que no permitía sacar el BMW y las llaves del camión no estaban. En ese momento Diomedes le dijo a su manager Joaco, “Vamos a empujar este camión como sea compadre porque esto no lo podemos dejar para mañana porque le pasa la borrachera a Samuel y se arrepiente”, por eso entre los tres, Diomedes, Joaco y el celador, se sentaron en la defensa del camión de espalda y se pusieron a empujar y lograron mover el camión y sacaron el BMW.

Diomedes Diaz - Un muchacho llamado Diomedes - 4
Joaco Guillén y Diomedes Díaz

Como a las tres de la mañana se regresaron para Valledupar estrenando su BMW, el regalo de Samuel, y cuando estaban entrando al Valle le dice El Cacique de la Junta a Joaco: «¿Compadre ya llegamos?» y le dice Joaco: «Si». «¿Cuánto tiempo se echó?» preguntó Diomedes. «2 horas y 50 minutos» respondiço Joaco Guillen. Finalmente Diomedes le dice: “Compadre este carro no me lo maneja más porque usted no me le va a fundir el motor”.

Comprueba también

El número de Ana del Castillo con el que se están ganando la lotería

La suerte se le apareció esta semana a los apostadores que se la jugaron con …