Inicio >> Carlos Vives >> Lo bueno, lo malo y lo feo del Festival Vallenato 2018

Lo bueno, lo malo y lo feo del Festival Vallenato 2018

Se baja el telón de la edición 51 del Festival de la Leyenda Vallenata y hacemos un resumen de lo acontecido en este importante evento que movilizó no solo a valduparenses sino también a personas de toda Colombia y el mundo. Esto es, lo bueno, lo malo y lo feo del Festival Vallenato 2018.

LO BUENO

* Carlos Vives sin duda nos dio una lección de humildad, disciplina y talento. El samario, quien fue señalado el año pasado cuando se conoció su nombre como futuro homenajeado, decidió callar a sus contradictores con la mejor de las estrategias, exaltando al vallenato como tal, sin él tomar el protagonismo. El resultado no pudo ser mejor, Vives le abrió espacio a juglares, compositores, artistas contemporáneos, a los medios, tuvo en cuenta a los niños, e inclusive, cumplió una promesa hecha a la memoria del Gran Martín Elías. (También te recomendamos ver esta nota: La nueva versión de “10 razones para amarte” en las voces de Carlos Vives y Martín Elías)

El creador de “El rock de mi pueblo” se puso la camiseta, y como si fuera trabajador de la propia Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, se convirtió en embajador del género y participó en actos de protocolo, caminatas, conciertos, obras teatrales y hasta tuvo tiempo de ir y bañarse al río Guatapurí. Carlos Vives fue lo mejor del Festival, porque el pueblo vallenato no le hizo homenaje a él, él se lo hizo al pueblo vallenato.

* En esta edición del Festival se demostró que el talento vallenato que se ha extendido por todo el territorio nacional, se ha fortalecido, pues se coronaron varios reyes del interior del país. El nuevo Rey Profesional, Julián Mojica, es de Paz del Río, Boyacá, y el nuevo Rey Aficionado, Ronal Alejandro Torres, también es boyacense, del municipio de Duitama.

Por su parte, Santander, especialmente el puerto petrolero de Barrancabermeja, dijo presente con dos ganadores, el Rey Juvenil Yerson Robles, y el Rey de la recién estrenada categoría Piqueria Infantil, Julio Andrés Gil.

* Las nuevas figuras femeninas del vallenato se hicieron sentir en varios eventos, demostrando así que empiezan a dar pasos interesantes dentro del folclore. Karen Lizarazo hizo las primeras presentaciones festivaleras de su carrera y figuras como Ana del Castillo y Brenda Arrieta, participaron en algunos conciertos privados, generando buenos comentarios.

* Churo Díaz demostró de nuevo, que es el preferido de los vallenatos. Tal y cómo sucedió hace 3 años, cuando su álbum “Pa’l Mundo” estaba “pega’o”, el intérprete demostró una vez más que está listo para consagrarse como el nuevo ídolo nacional del vallenato. Temas de su producción musical “El Rey Guajiro”, como “Te lo dije”, “El rey” y “Más de lo normal”, retumbaron constantemente y con fuerza en estancos y carros en Valledupar. El urumitero fue el más contratado del Festival, con 11 presentaciones cumplidas en total.

* Los monumentos instalados recientemente por el alcalde de Valledupar, “Tuto” Uhía, lograron atraer y movilizar a miles de turistas provenientes de muchos países, quienes llegaron a tomarse fotos de manera masiva en las figuras ubicadas en la glorieta Los Juglares, en la moneda del Cacique en la casa de “Mamá Vila”, en el letrero de Yo Amo Valledupar y en el busto gigante de Leandro Díaz. Otros lugares que fueron bastante frecuentados, como ya es tradicional, fueron la Casa Museo del Acordeón del maestro Beto Murgas y el cementerio Jardínes del Ecce Homo.

LO MALO

* Nuevamente los costos de las habitaciones de los hoteles se incrementaron (algunos aumentando hasta un 300% de su valor original) y varios servicios estuvieron por las nubes en Valledupar. Carreras de taxi, bebidas y entradas a los eventos del Parque de la Leyenda, a precios inalcanzables para un colombiano de a pie. Algunos piden regulación y reflexionan, ¿Es realmente el Festival Vallenato un evento para el pueblo? ¿Que todo se ponga cada vez más costoso, no hace que los turistas deseen no regresar? ¿Superó en asistencia este Festival al del año pasado?
De los valores de los tiquetes aéreos no entraremos en detalle, hubo algunos que llegaron a costar hasta 2 millones de pesos por trayecto. Increíble.

* El exceso de eventos musicales perjudicó a varios empresarios. Como si hubiera público para llenar todos los escenarios, organizadores de eventos realizaron casi 20 conciertos en toda la ciudad. Como era de esperarse, algunos fracasaron y hubo uno que no se realizó.

* El rey vallenato Julián Rojas, quien este año quería competir para obtener su segunda corona, y que alcanzó a hacer su inscripción oficial, dejó plantados a sus seguidores y a última hora no participó. Al ser cuestionado por varios de sus seguidores a través de redes sociales, debido a su ausencia, el acordeonero publicó un video en el que se le vio un poco agotado y molesto, donde explicó que no había podido participar por falta de recursos económicos para pagarle a los músicos que lo acompañarían (guacharaquero y cajero).

LO FEO

* Este es lado oscuro del Festival, lo que muchos no lograron ver, entre estos lunares que los medios no registraron, estuvieron los robos a los acordeoneros participantes. En total se conocieron tres casos, entre ellos dos en la categoría Profesional. Ladrones se llevaron su más importante herramienta, su acordeón.

* El exceso de alcohol es perjudicial para la salud, y es en serio, pues los asistentes al Festival Vallenato que estuvieron pasados de tragos, violaron varias normas del Código de Policía, entre ellas:

Ocasionar riñas callejeras

Actos sexuales en público

Irrespeto a lugares públicos frecuentados por familias.

Se va un inolvidable Festival Vallenato y ahora nos preparamos para la versión 52 que llegará cargada de más emociones y sorpresas.

Jota Flórez
BLOGVALLENATO

Comprueba también

Escucha “Sigo siendo el papá” de Silvestre Dangond

Silvestre Dangond enciende la fiesta ‘silvestrista’ anticipadamente con el primer adelanto de su nuevo álbum …