NOTICIAS DESTACADAS
Inicio >> Alfredo Gutierrez >> La evolución del vallenato: De conjuntos vallenatos a organizaciones musicales

La evolución del vallenato: De conjuntos vallenatos a organizaciones musicales

Con la llegada de la Nueva Ola Vallenata los antiguos grupos de este género avanzaron hacia una evolución en la forma de mercadeo de sus artistas, que ha hecho crecer a esta industria.

Mientras son iluminados por cientos de flashes fotográficos antes de la presentación de un concierto, la multitud desconoce qué es lo que hay tras bambalinas de artistas vallenatos como Silvestre Dangond, Jorge Celedón, Peter Manjarrés, Pipe Peláez o Martín Elías, entre otros. “Es un engranaje muy grande que se mueve alrededor de ellos”, cuenta el reconocido locutor radial Jaime Pérez Parodi.

Mánagers, jefes de prensa, comunities, business, catering, asesores de imagen, coordinadores de giras y promotores hacen parte del enjambre de roles que componen las hoy llamadas organizaciones musicales de artistas, que nacieron a partir de un conjunto vallenato compuesto únicamente por caja, guachara y acordeón.

Aquella imagen nostálgica plasmada en sepia por los antiguos juglares tocando en trío bajo palos de mango ahora ha sido reemplazada por equipos de más de 30 personas que trabajan para un solo show sobre y detrás de la tarima.

Viviendo del rebusque. Desde la época de Francisco El Hombre, cuya leyenda cuenta que vivió de pueblo en pueblo, con un acordeón al hombro contando las noticias de la región a cambio de un centavo, la profesión de músico vallenato pasó de subsistir del toque por noche a ser una industria cultural que mueve millones.  “Ahora se gana mucha plata. En la época de juglares como Alejo Durán se vivía del rebusque. Salían los tres del grupo y a veces tenían que dejar el acordeón empeñada porque llegaban a un pueblo a rebuscarse a los parranderos para que les pagaran por un toque”, cuenta Parodi.

El locutor destaca que los artistas vallenatos que comenzaron esta revolución musical fueron Alfredo Gutiérrez, Diomedes Díaz y el Binomio de Oro.

binomio de oro - elegante

Parodi recuerda aquella época en la que el representante tenía que hacer de todero. “Me parece muy bien que ahora haya varios roles, porque yo cuándo trabajé para los Lopez era el representante, el coordinador, quien buscaba el hotel, los pasajes y ahora hay un tour manager, un road manager, un mánager general que se encarga de todo”.

El experto reconoce que también la música evolucionó.  “Antes el grupo vallenato constaba de tres integrantes, cajero, guacharaquero y acordeonista, en la década de los setenta se le sumó quizá el organista, y ahora un grupo vallenato completo consta de hasta 23 integrantes que está a la par de cualquier orquesta”.

El locutor resalta que estas organizaciones musicales lleven el vallenato a otro nivel. “Es muy bueno que el folclor se haya organizado, por ejemplo, que un grupo como Silvestre Dangond haga sus shows a nivel internacional con bailarinas, un gran sonido, pantallas LED, luces robóticas, todo como cualquier espectáculo internacional”, destaca.

En la voz de un juglar. Como Parodi opina, uno de los primeros juglares que llevó un conjunto vallenato a una organización musical, el tres veces rey vallenato, Alfredo Gutiérrez.

Alfredo Gutiérrez

Jovial y alegre, Alfredo recordó como si fuera ayer, que fue el cine el que lo inspiró para crear su visión del vallenato. “Yo fui muy inquieto desde niño, a mí me gustaban las películas musicales”. Una llamó su atención. Se trata de la cinta Escuela de sirenas con Esther Williams “en la que el cantante se adornaba con bailarines, coreografía, vestimenta y cosas hermosas”, ideas todas que quedaron guardadas en su mente para fortalecer sus presentaciones. Fruto de una mezcla de sangre, Gutiérrez nace del matrimonio entre una cumbianbera de la sabana y un músico de La Paz, Cesar. “Mi papá, antes que Abel Antonio Villa, que Pacho Rada, que Luis Alberto Martínez y que todos esos acordeoneros que vinieron con una caja y una guacharaca, que es lo típico, él llegó con un conjunto diferente y más grande. Llegó con bombo, redoblante, maracas y platillos, y por eso yo también heredé esa revolución musical”.

A pesar de ser un rebelde del acordeón, Gutiérrez reconoce desde el principio que su carrera tenía que ser un negocio profesional. “El vallenato había que organizarlo musical y administrativamente y así comenzamos nosotros, haciendo respetar la profesión, y ahora los nuevos artistas están más organizados que yo. Me enorgullezco de haber dado ese aporte a la música y que el vallenato se constituya como una de las grandes músicas del mundo”, puntualiza.

El juglar, que se mantiene activo tanto en sus giras internacionales como en sus largas caminatas por la ciudad,  admite que nunca le ha gustado tener representantes y que ahora su hija Noris es la encargada de velar por sus siempre actualizadas redes sociales e importantes asuntos de su organización,  así como el proyecto de abrir una emisora del artista por internet. “He visto que tiene madera para eso”, afirma con orgullo.

Sin embargo, el juglar está preocupado por el rol del acordeonero en estas organizaciones musicales. “Hoy ha cambiado el hecho de que el acordeonero pasó de ser la figura más importante del grupo, el que cantaba y el que escribía, a ser un músico más. La música es como el agua, que si estanca se pudre, pero no le puedes quitar la esencia porque entonces se muere. A muchos les enseñan a tocar acordeón, pero no les enseñan a tocar vallenato porque no lo sienten y ese es un problema para estas empresas”, advierte.

Entre ‘Realities’ y drones

Para Carlos Bloom, mánager de Silvestre Dangond, su equipo de trabajo fue el pionero de toda esta revolución. “Fuimos muy criticados desde el principio por ser los primeros que empezamos todo esto. Silvestre innovó con el uso de las luces, las pantallas LED y todo el show coreográfico”, afirma.

silvestre dangond tour sigo invicto 360 cucuta (2)

Bloom cuenta que la inspiración para los conciertos del artista de Urumita, La Guajira, vino del rock. “Trabajamos con el productor de Carlos Vives, el chileno Gonzalo Villalón, quien es rockero y vio en Silvestre a un artista con el cual podía crear cosas nuevas para el vallenato y nos quedamos con él”, expone.

De un equipo básico que comenzó con 10 personas ahora la organización musical silvestrista cuenta con casi 30 miembros en su equipo.

Detrás de la tarima de Silvestre están dos ingenieros de sonido, uno de sala y otro de monitorieo de tarima, personal encargado de la pirotecnia y de los audiovisuales, quienes graban y toman fotografías a todas las presentaciones del artista desde tierra y aire. “Hace un año compramos un dron para tener un registro desde todos los puntos de una presentación de Silvestre”, afirma el mánager.

Dangond cuenta con dos asistentes personales, un asistente de seguridad y siempre solicita un servicio de catering para sus presentaciones.

Este fin de semana el artista guajiro lanzó uno de los proyectos más ambiciosos de su carrera musical. “Estrenaremos la plataforma web www.silvestreenvivo.com donde quienes deseen ver al cantante y contenidos en vivo podrán hacerlo por el precio de una membresía”, anuncia Bloom.

Esta plataforma tendrá  variadas secciones que enseñarán a sus seguidores a aprender a bailar con Silvestre, personalizará los saludos de sus canciones con los nombres de los usuarios  del sitio web y organizará concursos periódicos. “Queremos aglutinar a una gran comunidad que sigue con fervor todas las actividades de Silvestre. Es la primera vez que un artista colombiano le apostará a una plataforma con contenido exclusivo en vivo de sus actividades en internet”, concluyó Juan David Vergara, business mánager de Silvestre Dangond.

Planeación

Juan Carlos Travecedo, el director de proyectos de la organización musical Jorge Celedón, cuenta que en esta empresa participan en roles tanto la disquera como el equipo de trabajo del artista de Villanueva, La Guajira. “La empresa está compuesta por un mánager general, dirección de proyectos, promotores en diferentes zonas del país. Las redes sociales son manejadas por la disquera y el propio artista. También tenemos personas que manejan la prensa, y más allá de eso, se gestan estrategias de prensa antes de lanzar una noticia”.

Un show de Jorge Celedón es producido por alrededor de 35 personas, entre músicos, bailarines y personal técnico. “Cada cliente pide el show que desee escoger, y Jorge siempre se ha destacado por ser un artista disciplinado y humilde que siempre le cumple a su público. Funcionamos como una empresa legalmente constituida ante Cámara de Comercio y ante todas las entidades del estado”, asegura Travecedo.

Lina Robles Luján
El Heraldo

Comprueba también

Omar Geles hace llorar a Ana del Castillo

En pleno concierto Omar Geles le cambia la letra a una de sus canciones para …